El secreto de la vainilla

el mejor ratoncito Pérez

Para mi hermana.

Se solía creer que el Ratoncito Pérez era de autor anónimo y de tiempo inmemorial. Pero este personaje se creó a finales del siglo XIX (posiblemente 1894) y su autor es el Padre Luis Coloma (1851-1915), miembro de la Real Academia Española desde 1908.

Desde Palacio pidieron al padre Coloma que escribiera un cuento cuando a Alfonso XIII, que entonces tenía 8 años, se le cayó un diente. Y así fue cómo al jesuita (que también escribió las novelas “Pequeñeces” o “Jeromín”, tan populares en sus posteriores versiones cinematográficas) se le ocurrió esta historia protagonizada por el rey Bubi, que era como la Reina Doña María Cristina llamaba a su hijo, el futuro Alfonso XIII.

«Entre la muerte del Rey que rabió y el advenimiento al trono de la Reina Mari-Castaña existe un largo y obscuro periodo en las crónicas, de que quedan pocas memorias. Consta, sin embargo, que floreció en aquella época un rey Buby I, grande amigo de los niños pobres y protector decidido de los ratones… su favorito, un ratón muy pequeño, con sombrero de paja, lentes de oro, zapatos de lienzo y una cartera roja, colocada a la espalda.

El ratón vivía con su familia dentro de una gran caja de galletas, en el almacén de la entonces famosa confitería Prast, en el número ocho de la calle del Arenal, en el corazón de Madrid, apenas a cien metros del Palacio Real. El pequeño roedor se escapaba frecuentemente de su domicilio y, a través de las cañerías de la ciudad, llegaba a las habitaciones del pequeño rey Bubi I (Alfonso XIII) y las de otros niños más pobres que habían perdido algún diente, despistando a los gatos, que siempre estaban al acecho”.

Un cuento, al fin y al cabo.

La tradición regala un pequeño obsequio a todos los niños cuando se les cae un diente de leche.

Luis Coloma, regaló a Alfonso XIII este cuento.

Sergio, otro príncipe de la época moderna también tuvo el suyo.

En su almohada aparecieron varios regalos pero lo que más le gustó fue esa carta escrita por la ratoncita Pérez (en este caso). Una carta hecha sin peticiones pero con muchas explicaciones.

El mejor ratoncito Pérez, tuvo también su recompensa: la sonrisa con huequito incluído de Sergio.

 

…y quizá para la próxima… un poquito de queso, que le encanta…

Anuncios

16 junio 2008 - Posted by | mis cosas

6 comentarios »

  1. Parece increíble, que una carta pueda hacer tanto, pero en este caso, es cierto, ni regalo ni nada, la mayor ilusión ese cuento inventado, como tú has dicho por ” la Ratoncita Pérez “, que le hizo sonreìr, y leerla, releerla, llevarla al colegio para que la vieran sus compañeros, volver a leérsela a su ” tatata “, jo, nunca pensé que le iba a hacer tanta ilusión, qué bonito verle sonreir, con ese huequito como tú dices, y compartirlo con él, es algo maravilloso, esque en el fondo… yo también soy un poco niña, todavía, y me encanta vivir con él estas experiencias, como las viví contigo, eh ?… que a ti también te engaba… jeje

    Comentario por TU HERMANA | 16 junio 2008 | Responder

  2. lo sé y lo recuerdo, como esos regalos de reyes, y demás sorpresas que siempre me preparabas. Me encanta que Sergio sea tu hijo y tú su madre.

    Te quiero

    Comentario por noe | 16 junio 2008 | Responder

  3. Y a mí me encanta que tú seas mi hermana, porque eres parte de mí y estoy orgullosa, es como tener dos hijos, la mayor y el pequeño, sois los dos iguales, te quiero.

    Comentario por TU HERMANA | 16 junio 2008 | Responder

  4. Me ha encantado volver a recordar esos momentos que ya nos quedan tan lejanos. Aquellos regalos al despertarse, esos caramelos saboreados y tantas ilusiones guardadas en un trocito tan pequeño.

    Sergio se hace mayor, aún le quedan muchos dientes que perder, muchos cuentos por leer y mucho amor que repartir.

    BeSoS DeNtRiFiCos!!!

    Comentario por CuKy | 17 junio 2008 | Responder

  5. Es bonito saber que la magia de unas palabras, encerradas en un cuento, siguen siendo el mejor regalo que alguien pueda tener.

    Cuando pensamos que en esta vida solo se valora lo material, (el mejor juego, la mejor consola,…) descubrimos que la sonrisa, con huequito, de un niño, y su ilusión, viven en esas palabras, dichas o escritas con el amor y la ternura de alguien que le quiere.

    Esa es la base de una correcta educación, un juguete cubre antojos, una palabra de amor, ilusiones.

    Comentario por Juan Carlos | 17 junio 2008 | Responder

  6. Me encanta que a sergio un simple cuento dejado por La Ratoncita Perez le haya hecho tanta o mas ilusión que cualquier otra cosa, el reaglo hecho desde el corazón siempre se recuerda y seguro que tu sopbrino no olvidará esto en la vida.

    Comentario por Noelia | 20 junio 2008 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: