El secreto de la vainilla

comprendido

Muchas veces he escuchado decir a los actores que “lo que encierran las piedras del Teatro Romano de Mérida no se encuentra en ningún otro escenario”.

Ha sido un sentimiento entremezclado. Encanto sí. Pero también mareo, congoja y… quizás, miedo.

“Tienes que poderle tú, no él a tí”, me ha dicho. Pepe Sancho me ha llevado al instante mágico. “¿Qué se siente?”, le pregunté yo. “Ven, compruébalo tú misma”.

cedida por Juanjo
cedida por Juanjo

Han sido solamente unos segundos pero lo he captado.

Vale más una sensación que miles de palabras.

Anuncios

31 julio 2008 - Posted by | mis cosas

3 comentarios »

  1. Fue genial… Esa magia sucede muy pocas veces pero es lo más bonito que tiene este Festival, este trabajo…

    Comentario por palmiralis | 1 agosto 2008 | Responder

  2. Si al final voy a tener que ir a verlo el año que viene eh?…..jeje!

    Comentario por yo | 1 agosto 2008 | Responder

  3. UOOO Qué momento

    Comentario por Iván Pérez Robles | 15 agosto 2008 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: