El secreto de la vainilla

remolinos de utilidad

Hay una frase que se repite a menudo cuando las personas cambiamos nuestra forma de pensar: “según le de el aire”.

Dudas, miedos, falta de confianza, temor a fallar de nuevo…

Cualquiera puede modificar el rumbo de las cosas agitando el aire a su modo.

Durante miles de años, los hombres dependieron de los vientos, pues gracias a ellos podría haber lluvia en la tierra y eran capaces de navegar con sus barcos por el mar. Estudiaban la circulación de los vientos para poder utilizarlos en su provecho. Por ejemplo, los barcos árabes navegaban de África oriental a la India aprovechando los vientos monzones del sureste y regresaban con los monzones del noreste, sin necesidad de brújula.

Simplemente, se fiaban.

Durante más de tres mil años la mayoría de los barcos fueron movidos por el viento. Además, el molino de viento fue inventado mucho antes de la Edad Media para moler grano y extraer agua, elementos vitales de la época. En la actualidad, el viento se usa para generar electricidad en estaciones eólicas experimentales.

Todos sus usos son funcionales, al fin y al cabo.

La otra tarde el viento estaba caprichoso y lleva unos días empeñado en removerlo todo. Quizás haya hecho lo mismo con tus pensamientos.

Anuncios

11 agosto 2008 - Posted by | curiosidades

3 comentarios »

  1. Eolo, el dios de los vientos, encerró en un odre a todos sus hijos, salvo una pequeña brisa que me acompañó hasta las puertas de Itaca.

    Pero un día me quedé dormido y descuidé ese pequeño arca. Mis compañeros de viaje, miedos, dudas y otros temores, lo abrieron dejando libres las peores tempestades, como el silencio y el olvido.

    Los vientos me devolvieron a Eolia, pero su rey ya no confiaba en mi y desde entonces vivo hechizado por la diosa Circe, maga del olvido.

    Mientras Penelope sigue tejiendo su manto del tiempo…

    Comentario por ulises | 13 agosto 2008 | Responder

  2. Vaya, ulises, una gran metáfora.

    Alguna vez también he descuidado cosas que creía seguras, pero pienso nunca se pierden, aunque no las podamos volver a tener como antes, siempre estarán ahí, por eso la diosa Circe no es invencible, los recuerdos son mucho más fuertes y pueden con ella.

    Lo interesante es que, mientras rebuscas en tu memoria y esperas a que Penélope acabe su manto, aparecen historias que atraen la atención durante un tiempo, sabemos que son así, y que tienen una duración determinada, por ejemplo un verano.

    Por eso no hay que hacer rayas en nuestra mente y si disfrutar de todo lo que nos puede aportar ese hallazgo hasta que la luna de agosto se desvanezca (por poner otro ejemplo), sin pensar en si es demasiado bueno o malo para nosotros.

    Comentario por noe | 13 agosto 2008 | Responder

  3. Circe es más fuerte de lo que pensaba y los recuerdos no son suficientes para vencerla. Mientas tanto Penélope ha tejido y destejido el sudario cada noche durante cincuenta largos días.

    Posiblemente Eolo tendría razón.

    Comentario por Ulises | 9 septiembre 2008 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: