El secreto de la vainilla

magia

“Hemos llegado hasta aquí CAMBIA para mantener lo importante”.

Así empezó todo.

El día se presentaba mágico. No defraudó.

La magia es un mundo lleno de encanto y misterio, cuyo origen se pierde en las noches de los tiempos. Durante siglos el ser humano ha aprendido, enseñado y transmitido de generación en generación rituales y símbolos esotéricos perfeccionando su modo para conseguir los resultados deseados y mejorar nuestra existencia.

Quizá los primeros magos fueron  los Egipcios. Son famosas las Pirámides, la Esfinge y los lotes sagrados compuestos por amuletos, talismanes y piedras mágicas para defender Egipto y sus Faraones; los Romanos, con las sibilas (adivinas) a las que todos los emperadores consultaban para conocer el resultado de una batalla o de una revuelta de palacio; y los Judíos que, juntos con los Egipcios, nos han transmitido los conocimientos secretos de Magia más importantes y poderosos que todavía se utilizan para realizar experimentos. Antes de hoy, la Edad Media, sobre todo en Italia, fue la época histórica más importante para el uso de la Magia Blanca y Negra. En este periodo nacen las Brujas y Hechiceras más famosas y recordadas, nacen las pociones y los perfumes, las hierbas esotéricas, el uso de las piedras preciosas y semipreciosas para fabricar amuletos y talismanes. 

Desde siempre ha existido, aunque algunos se hayan empeñado en acabar con su embrujo.

Anoche el Teatro Romano fue nuestro por unas horas. Un cumpleaños. Una celebración de compañeros en la recta final de este Festival que también está cargado de misterio gracias a las piedras que lo acogen.

Una noche para conocernos, para descubrir secretos, para recrearnos en esa luna que jugaba al escondite con las ramas, para repasar nuestra cultura musical, las cuerdas de tu guitarra, los recuerdos, todo lo vivido hasta ahora.

cedida por Cefe

cedida por Cefe

 

Al final dejó de jugar y se dejó ver.

Brillaba como nunca.

Solamente ella nos acompañó a ese instante en el que todo se desbordó, en el que únicamente las piedras eran testigos, en el que vi en tus ojos algo que hasta ahora no, ese momento que debe guardarse en una cajita para siempre, esa situación llena de magia y que tiene truco, pero sólo tú y yo lo sabemos.

Anuncios

19 agosto 2008 - Posted by | mis cosas

2 comentarios »

  1. GUAU!!!! esa es mi rubia!!! esas noches son las que valen: MUCHA MAGIA!!…..y tu te mereces eso y mas (aunque me das un “poquitirriquitirin” de envidia….jeje!).Será este el “séptimo plato” perdido? jajaja!! Un muxuete pequeña!

    Comentario por yo | 20 agosto 2008 | Responder

  2. Cuando era pequeño el espectáculo de la magia me sobrecogía. Me imaginaba siendo Houdini y escapando de cadenas infranqueables o, posteriormente, Copperfield, haciendo desaparecer ante los ojos atónitos de la gente la gran muralla china.

    SIn embargo uno de los trucos que más me sorprendieron siempre, pese a su sencillez, era ese en el que el mago mete a su parteneire en una caja alargada y la divide en varios trozos por medio de afiladas hojas de guillotina. Siempre pensé que un día alguno se confundiría y recompondría en desorden a la pobre voluntaria, o que esta aparecería con marcadas cicatrices que eividenciarían que el truco no había salido tan bien.

    Hoy sigo confiando en que cuando algo lo hacemos trocitos podamos recomponerlo en orden y no queden cicatrices. Que al menos, la cabeza para los recuerdos, y el corazón para los sentimientos, queden en su sitio.

    Un beso

    Comentario por Magia | 25 agosto 2008 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: