El secreto de la vainilla

mi hombre del saco

Puede que nos ocurran cosas que nos agobien, que nos hagan perder la sonrisa.

Cuando era pequeña mi mayor preocupación era la posible aparición o no de él, el hombre del saco.

Una historia que siempre me contaba mi padre cuando, por alguna razón que yo pensaba necesaria, me portaba mal. -Vendrá el hombre del saco y te llevará- me decía.

Sólo la idea hacía temblar mi pequeño mundo pero algo me aseguraba que quizá ese señor estaría ocupado con otros niños más malos que yo y jamás vendría a por mí.

Pues vino.

Cerca de mi pueblo (Villar de Plasencia) vivía un hombre de esos al que se tiene miedo y desde siempre se tacha de raro por su aspecto físico.

Le faltaba un ojo a causa de un incendio que sufrió en el chozo en el que vivía, mientras dormía. Su rostro estaba desfigurado, su voz rasgada pues el fuego también tocó su boca y su garganta.

Quizá por el rechazo se instaló en medio del campo, alejado de todo.

Mi padre se refería a él. Le llamaban “el quemao”.

Había días que sonaban las herraduras de su caballo por la calle empedrada. Yo íba corriendo a asomarme a la ventana y le veía pasar escondida tras las cortinas de la habitación, sin respirar por si me escuchaba y me llevaba con él.

De casualidad una mañana salí a la calle justo cuando él llegaba y me encontré con su mirada, su única mirada.

Despertó en mí tal ternura que sonreí. Me pareció un hombre sensible, necesitado de ese momento de respuesta buscada. Me sonrió.

En ese momento mi problema, el único que me preocupaba, se esfumó.

Te cuento esto porque lo que ahora te resulta grave, cuando menos te lo esperes, se solucionará y volverás a sonreir…mejor, volverás a reirte a carcajadas de las tonterías que nos hacen gracia, aunque el resto del mundo piense que estamos locos.

Anuncios

9 octubre 2008 - Posted by | mis cosas

4 comentarios »

  1. Eres muy bonita tu eh?
    Gracias…

    Comentario por DV | 9 octubre 2008 | Responder

  2. jo, mi rekete! no podias haber elegido mejor dia para escribir esta bonita historia…gracias…ahora sonria gracias a ti!

    Comentario por luisa | 9 octubre 2008 | Responder

  3. GENIAL!!!
    Yo no se si le ví, no lo recuerdo…
    Pero a pesar de las distancias de vez en cuando, hoy en día, aparece por aquí…Al principio temes cruzarte con su mirada, luego lo haces ,temes y en menos de un milisegundo le devuelves la sonrisa.

    PON UNA SONRISA EN TU VIDA!

    GRACIAS NOE!

    Comentario por CuKy | 11 octubre 2008 | Responder

  4. Intento hacer memoria y no recuerdo mis miedos de pequeño. Quizás porque haga demasiado tiempo. Sin embargo sí recuerdo los temores que fueron atenazándome en mi adolescencia y los que ahora me asolan a diario. Alguna vez has contado, posiblemente en algún post anterior, que a veces necesitas levantarte en la noche para oir respirar a tus padres, que eso te da tranquilidad.

    A mi me pasaba algo parecido con mi hermano mayor. No sé por qué pero siempre lo vi más débil, y necesitaba saber que estaba ahí, aunque fuese tras una pregunta estúpida para que respondiese con un bufido.

    Luego supe que mi miedo no era a su ausencia, si no a mi soledad. Fue quien me acompañó durante mucho tiempo y, egoista de mí, temía quedarme solo.

    Hoy sigo teniendo ese miedo. Ha sido el que me ha levantado esta noche, fíjate, a las 2,32 de la madrugada, y me ha traído hasta este rinconcito tuyo. Ese pavor a la soledad, a que me falte mi gente. Tal es ese temor que si ahora viniese el hombre del saco, le invitaría a un cola cao y unas magdalenas del Mercadona. De esas de chocolate.

    Comentario por Phileas Fogg | 15 octubre 2008 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: