El secreto de la vainilla

revisión

A veces te veo. Otras, recuerdo el día que te conocí.

¿Por qué cambias las cosas?

Ya no eres la de antes. Todo estaba bien como era.

abrazo

un abrazo sin color

Reviso fotos, instantes, risas, llantos, pero no apareces. Caras nuevas te sustituyen. Quizás te he fallado yo… pero no, estoy segura que eres tú la que te escondes.

Por un momento he vuelto a culparme.

No entiendo por qué eres así, te comportas de una forma extraña. Modificas mi vida, mis recuerdos.

Son las personas que están las que son. Los otros se van quedando de tu mano por el camino equivocado. Me hieren, se vuelven como tú. Se unen, me decepcionan.

Los que están son los que valen. Los que le dan significado a tu palabra.

Tú, amistad, por tí misma ya no vales tanto.

Anuncios

19 enero 2009 - Posted by | mis cosas

7 comentarios »

  1. Q??? maldito abstractismo!! vivan las metáforas, los símiles y la poesía jeje hay q inculto q soy…..I Don´t undestar sorry…. It´s very very late…me voy a momir. ZzzZZz

    Comentario por Fun.Xls XD | 20 enero 2009 | Responder

  2. La gente se va. Suele pasar. Si tiene arreglo, se habla. Si no, se olvida. El tiempo hace que olvides…

    (Si es de gente de lo que hablas, claro).

    Comentario por LosViajesQueNoHice | 20 enero 2009 | Responder

  3. Explícate hija!!!

    Comentario por Duende a cuadros | 22 enero 2009 | Responder

  4. Fun.Xls:
    La respuesta está en hacer clic con el botón izquierdo del ratón

    Los viajes que no hice:
    Alguien que lo entiende por fin. Sólo un detalle, no hablo de gente, es a la amistad a la que hago “revisión”. A esa palabra de la que se adueñan ciertas personas sin merecerlo.

    Duende a cuadros:
    No sabía que eras mi padre. Vamos, que no se quién eres

    Comentario por noe | 22 enero 2009 | Responder

  5. LA FLOR

    La pequeña flor había sido plantada en aquella maceta de vivos colores y colocada al lado de la zona más soleada de la casa.

    Era un sitio, luminoso, aireado y sin nada alrededor que impidiese que aquella flor creciese día a día. Al principio, fue cuidada, mimada y admirada a cada instante por aquellos pequeños que vivían en la casa. La rutina se convirtió en: un tazón de Cola-Cao y media regadera llena de agua.

    Antes de salir a vivir una nueva aventura cada día, ellos con sus pequeñas manos y con una gran sonrisa alimentaban a la planta. El brazo de los pequeños subía, su muñeca sujetaba la regadera y un incoloro chorro de agua caía sobre la tierra abonada que rodeaba a la pequeña flor.

    La flor creció, estiró sus pétalos y su tallo verde se hacía fuerte y robusto con el paso del tiempo. Los días del perecedero invierno hicieron que las nubes ocultasen el sol; la flor se debilitó y poco a poco fue perdiendo uno a uno sus hermosos pétalos rojos, que con tanto esfuerzo había hecho crecer. Los niños se olvidaron de la regadera, del agua y de su flor. Poco a poco, su pequeña flor se iba marchitando.

    La pequeña una mañana se levantó y miró por la ventana; recordó el verano, la primavera, las flores, y a su flor. Había olvidado por completo que seguía allí, ya no era tan bonita y tan robusta, la maceta estaba descolorida, desconchada y rodeada de telarañas.

    Supo entonces, que aquella maceta necesitaba de su ayuda, la limpió, la regó y poco a poco lo flor de nuevo creció. Ahora era ella la única que se preocupaba por cuidarla, por mimarla y por darla cariño; su hermano había desertado de sus cuidados, sin decirla adiós la había abandonado en aquel rincón.

    La regadera, recuperó su función, pues cada mañana como tiempo atrás volvía a recoger el agua del grifo y a caer alrededor del robusto tallo de la flor, los pétalos rojos asomaron de nuevo y todo volvió a ser como antes. A excepción de un pequeño detalle, ya no eran dos manos las que cuidaban aquella flor, las que regaban, las que la tocaban y las que le daban cariño.

    Con el tiempo, aquella niña se dio cuenta, de que ella sola no podía mantener aquella flor, pues era responsabilidad de ambos sacarla adelante. Los días pasaron, se nublaron y la flor murió; sus pétalos rojos nunca más volvieron a disfrutar de los brillantes rayos del sol.

    Las flores, nace de una semilla, algo pequeño e insignificante, pero lleno de vida; requieren un cuidado, al igual que la amistad, deben regar ambas partes, pues si no su destino será marchitarse y olvidarse en aquel rincón. Que un día estuvo lleno de color y con el tiempo gris se volvió.

    El Principito ( Antonie de Saint- Exupéry )

    Al quinto día, siempre gracias al cordero, me fue revelado este secreto de la vida del principito. Me preguntó bruscamente, y sin preámbulos, como fruto de un problema largo tiempo meditado en silencio:
    -Si un cordero come arbustos, ¿ come también flores?
    – Un cordero come todo lo que se encuentra.
    – ¿ Hasta las flores que tiene espinas?
    – ¡Si!. ¡Hasta las flores que tiene espinas!
    -Entonces, las espinas, ¿para que sirven?
    Yo no lo sabía. Estaba entonces muy ocupado tratando de destornillar un bulón demasiado ajustado de mi motor. Estaba muy preocupado, pues mi panne comenzaba a resultarme muy grave y el agua de beber que se agotaba me hacía temer lo peor.

    -Las espinas, ¿para qué sirven?
    ……

    -Las espinas no sirven para nada. Son pura maldad de las flores.
    – ¡Oh!
    Después de un silencio me largó, con cierto rencor:
    -¡No te creo! Las flores son débiles. Son ingenuas. Se defienden como pueden. Se creen terribles con sus espinas.
    NO RESPONDÍ NADA.
    …..
    -¿ Y tú crees que las flores…?
    – ¡ Pero no! ¡ Pero no! ¡ Yo no creo nada !
    Te contesté con cualquier cosa. ¡ Yo me preocupo de cosas serias !.
    Me miró esputrefacto
    -¡ De cosas serias!

    CuKy

    Comentario por CuKy | 22 enero 2009 | Responder

  6. Aunque el mundo empiece a girar en otra direccion tu camino no has de cambiar, a pesar de que la decepcion gane a la ilusion busca fuerza en tu interior…por lo q…Aleja tu mente de la oscuridad, respira profundo y olvida…

    Comentario por buffy | 25 enero 2009 | Responder

  7. Me he quedado alucinado. Ójala todo fuera como lo escribes.
    Un abrazo.
    Juan Bazaga

    Comentario por Juan | 26 enero 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: