El secreto de la vainilla

Lidia y Claudio

A Lidia le gustan los paseos por el monte, encontrar setas, pararse en medio de la nada y comprobar como las enormes ramas de los árboles no dejan ver ni siquiera un pedacito de cielo.

A Claudio le apasiona caminar y escuchar el crujido de las botas de Lidia, cuando pisa las pequeñas ramas, que se acumulan encima de la verde hierba.

Lidia se entretetiene cocinando las setas e inventando recetas exquisitas.

Claudio disfruta solamente con oirla tararear, mientras él remata los últimos pliegues de su costura.

Cuando Lidia se preocupa por algo, no puede parar quieta.

Claudio la observa sin agobios, sin prisas, fijándose en cada uno de sus movimientos.

Lidia recibió un día malas noticias sobre su salud. Claudio la cura a diario con su mirada.

En una ocasión Claudio perdió el equilibrio. Lidia sabía qué decir para que él se sintiese bien.

Lidia y Claudio llevan casados cincuenta y tres años.

Dicen que la vida de las ha dado una prórroga. Seguro que la saben aprovechar.

Anuncios

30 septiembre 2009 - Posted by | mis cosas

5 comentarios »

  1. Es increíble que con los tiempos que corren aún haya personas que se quieren a pesar de todo, que se admiran y se respetan por mucho que pasen los años.

    Qué bonita historia!

    😉

    Comentario por calze | 30 septiembre 2009 | Responder

  2. ….el amor……! qué bello txiki!!

    Comentario por Iñaki | 30 septiembre 2009 | Responder

  3. La vida no da prórrogas, simplemente se estira para aquellos que la quieren vivir como Lidia y Claudio… Incluso sin esos nombres que supongo ficticios ¿cuántas vidas podemos encontrar iguales?…

    No lo sé. Es difícil en estos días que corren. Alguien diria que 53 años son muchos pero… ¿Lo son para amar? ¿lo son para esperar? seguro que no. Si no que le pregunten a Lidia y Claudio…

    Comentario por Juan Carlos | 30 septiembre 2009 | Responder

  4. Hija, qué envidia.

    Comentario por Los Viajes que no hice | 2 octubre 2009 | Responder

  5. Buscando una imagen del otoño, he topado por aquí, y al ver mi nombre escrito, no me he podido resistir.
    Bellísimo relato, espero que mis 12 años en compañía puedan llegar a esos 53.

    Comentario por Lidia | 5 noviembre 2009 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: