El secreto de la vainilla

su quinto sentido

Se despierta nada más escuchar un pequeño ruido. Su día comienza temprano, tiene siete años y depende de otras personas para llevar a cabo su aseo personal y la primera comida del día. Sale a la calle siempre acompañado y acompañando, pues él decide dónde se dirigen los pasos de Tomás. Rada es un perro guía, uno de los veinte que sirven de ojos a personas con discapacidad visual en Extremadura. Para ellas, la vida con cuatro sentidos vuelve a transformar ese quinto gracias a sus mejores amigos. Pero no sólo les sirven de lazarillo. Estos animales sienten lo que pasa por la cabeza de sus dueños, sus intenciones, sus estados de ánimo. Dicen que han sido entrenados para ello, pero los perros guía han nacido para cumplir su función.

Rada ha estado pendiente de Tomás durante los quince minutos que ha durado la grabación. Primero nos ha olido. Después se ha tumbado a mi lado. Tras comprobar mi tranquilidad ha vuelto cerca de su amo, donde ha permanecido atento a todo lo que hablábamos. Siempre vigilando nuestros movimientos, aunque pareciera que estaba distraído.

Después han continuado con su paseo habitual por las calles de Mérida, un lugar que Tomás conoce a oscuras, pero donde se siente seguro gracias a su orientador canino.

Anuncios

27 abril 2010 Posted by | de la vida cotidiana | 1 comentario