El secreto de la vainilla

en tu playa

Han sido dos días, quizá menos, pero llevaba aguardándolos durante ocho meses.

En este tiempo he vuelto a percibir los rayos coloreando mi piel, el susurro leve de las olas, la brisa erizando los poros, la búsqueda de lugares de la finísima arena para quedarse adherida…

Días, horas, minutos anhelados y que estaban deseando salir del largo letargo del invierno.

Y ahora, por fin despierta, recuerdo que al despedirme, junto a las olas, también se han quedado allí, en tu playa, muchas otras cosas.

Anuncios

7 junio 2010 - Posted by | mis cosas

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: