El secreto de la vainilla

28

El bizcocho estaba en el horno.

Mientras cogía forma y la masa crecía con la levadura, apagué la luz de tu cocina. El resplandor que salía de dentro, acompañado de ese olor tan característico de mis cumpleaños, era la única claridad que necesitaba.

Durante esos 45 minutos pasaban detalles de este último año. Algunos, apenas asomar la cabeza, se abrasaban en los 180 grados que se precisan para hacer el pastel. Otros se escapaban del calor y saltaban y bailaban hasta quedarse sin fuerzas.

No sé si serán 28 ó más. La edad es la que es. Los recuerdos son innumerables.

Cuando apagué el horno volvió a sonar la música, se presentó el conejo blanco mágico, y llegaron los regalos…

… el mejor de todos, tú.

 

 

 

Anuncios

5 diciembre 2011 - Posted by | mis cosas

1 comentario »

  1. Esto es todo lo que sabes hacer?? qué desilusión….

    Comentario por cirera | 23 abril 2012 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: