El secreto de la vainilla

sucesión de sueños

En estos días en los que cuesta trabajo que reconozcan el tuyo; en los que solamente importan las medallas, las jerarquías, el amor propio; en los que llegan mensajes con tanta tinta tonta desperdiciada, llenos de locura incontrolable buscando el dolor ajeno. En estos días, compenso las malas noticias y los cambios de turno con tus besos impacientes, esos que me están esperando cuando llego a casa. Subsano la desilusión diaria con la cena rica que compartimos viendo cualquier tontería que ponen en la televisión. Con tus enredos, tus juegos. Con tus gestos, tu sonrisa y tu mirada más sincera, los mejores regalos antes de quedarte dormido. Con la noche a tu lado y así hasta el día siguiente cuando te observo y el contador se pone a cero, pues empieza todo a partir de ese momento, contigo…

… Así, de esta forma, pongo remedio a lo que intoxica mis horas. Lo hago, después de las once. Cuando, lejos de ti, sueño con todo lo anterior.

Anuncios

29 mayo 2012 Posted by | de la vida cotidiana | 1 comentario

negación

Mientras siguen llegando cartas, mensajes, correos electrónicos y frases de despedida; el puzzle no se completa, pierde piezas antes (incluso) de memorizar el dibujo.

Así, las tardes se convierten en mañanas, las citas se quedan desoladas, las islas acaban cubiertas por la marea, las directrices cambian de rumbo, las instalaciones deben ser abandonadas, los compañeros transforman la creatividad en inercia.

Los cambios son necesarios aunque no de forma brusca. Hay bases que son intocables. Existen personas y proyectos que son irremplazables.

Aquel rompecabezas que empezó a crearse hace seis años, quizás pueda rematarse algún día. Para ello, habrá que inventar pedacitos nuevos. También, habrá que cerrar los ojos en más de una ocasión y recordar lo que nos convirtió en imprescindibles, aunque algunas voces repitan que lo auténtico no es lo más importante.

Pero, ahora es el momento de la negación. Esa primera fase a superar cuando se extravían los sueños.

En este caso la negativa es obligatoria, pues NO es posible concebir la fascinación sin su motivo.

 

19 diciembre 2011 Posted by | de la vida cotidiana | 2 comentarios

necesito

Necesito que mi cabeza deje de dar vueltas a eso que no tiene importancia (¿o quizás si la tiene?)

Necesito un día de soledad interior (aunque esté rodeada de gente)

Necesito temperaturas altas cuando estoy lejos de Plasencia (allí todo es cálido)

Necesito reírme con Joana (y no a través de un teléfono)

Necesito un abrazo diario (uno de verdad)

Necesito más poesía, más palabras bonitas (inventadas sólo para mí)

Necesito disfrutar de todo lo bueno que tengo (ahora es el momento de exigir a la felicidad)

Necesito pasar más tiempo del tiempo que tengo contigo (los fines de semana pasan muy rápidos)

Necesito que se pase ya de una vez esta astenia otoñal que no me deja lucir por completo mi nueva sonrisa “desatá” (por varias razones)

Necesito correr (y no hacia el límite que marca la cinta del gimnasio)

14 diciembre 2010 Posted by | de la vida cotidiana | Deja un comentario

aquello en lo que quiero seguir creyendo

No me vengas con cuentos. Sé que cada día escribo para alguien, que relato historias para muchos, que, “en los tiempos que corren”, tengo suerte de poder trabajar. Pero, no me basta.

El Periodismo en el que yo creo es aquel que me satisface a cada palabra, a cada gesto, a cada intencionalidad y su correspondencia.

Ya no me vale el tinte rosa que le queremos poner a la vida de quien no la tiene así. Quiero narrar mi impresión de lo que veo. Necesito sentir la tranquilidad de saber que te muestro la realidad como es, aunque a veces no existan capacidades, ni integración, ni ganas de superarse.

Los días se resumen por la noche, cuando duermes y sueñas. Hoy anhelo la verdad, mi verdad, esa de la que quiero hacerte partícipe.

17 noviembre 2010 Posted by | de la vida cotidiana | 2 comentarios

te haces mayor…

Te haces mayor cuando piensas en las cosas que son realmente importantes. Cuando los errores se vuelven lecciones y ya no duelen. Cuando sigues soñando despierta, pero reconociendo que, quizás eso que anhelas no se cumpla, y aún así mantienes viva la ilusión. Cuando te gustan las mismas cosas de siempre pero sabes ponerle la medida adecuada. Cuando te das cuenta de que hay personas que, por alguna extraña razón, no te toman en serio, y aprendes a evitarlas. Cuando luchas contra los fantasmas que vuelven a merodear a tu alrededor y demuestras ser más fuerte que ellos. Cuando una desilusión ya no consigue dejarte vacía. Cuando intuyes que es el momento de hacerte respetar y empezar a ser esa persona que, sin asimilarlo, ya eres.

13 julio 2010 Posted by | de la vida cotidiana | 1 comentario

un mar de dudas

“Quería cogerle la mano. Quería acariciarle la mejilla con la yema de los dedos. Quería decirle que era la primera mujer hermosa que veía desde hacía años. Que verla bostezar tapándose la boca con el dorso de la mano bastaba para que se me cortara la respiración. Que a veces no captaba el sentido de sus palabras porque me perdía en las dulces ondulaciones de su voz. Quería decirle que si ella estuviera conmigo, nunca volvería a pasarme nada malo…

imagen de servcioshf.com

…Estuve a punto de pedírselo. Notaba la pregunta burbujeando en mi pecho. Recuerdo que tomé aliento y que, en el último momento, vacilé…

…Cerré la boca y miré más allá del agua. Denna, a sólo unos centímetros de mí, hizo lo mismo. Notaba su calor. Olía a polvo del camino, a miel, y a ese olor que hay en la atmósfera segundos antes de un aguacero de verano…

…No dijimos nada. Cerré los ojos. La proximidad de Denna era lo más dulce y lo más intenso que yo había sentido jamás…”

De El nombre del viento, de Patrick Rothfuss       (altamente recomendado)

24 mayo 2010 Posted by | de la vida cotidiana | 1 comentario

su quinto sentido

Se despierta nada más escuchar un pequeño ruido. Su día comienza temprano, tiene siete años y depende de otras personas para llevar a cabo su aseo personal y la primera comida del día. Sale a la calle siempre acompañado y acompañando, pues él decide dónde se dirigen los pasos de Tomás. Rada es un perro guía, uno de los veinte que sirven de ojos a personas con discapacidad visual en Extremadura. Para ellas, la vida con cuatro sentidos vuelve a transformar ese quinto gracias a sus mejores amigos. Pero no sólo les sirven de lazarillo. Estos animales sienten lo que pasa por la cabeza de sus dueños, sus intenciones, sus estados de ánimo. Dicen que han sido entrenados para ello, pero los perros guía han nacido para cumplir su función.

Rada ha estado pendiente de Tomás durante los quince minutos que ha durado la grabación. Primero nos ha olido. Después se ha tumbado a mi lado. Tras comprobar mi tranquilidad ha vuelto cerca de su amo, donde ha permanecido atento a todo lo que hablábamos. Siempre vigilando nuestros movimientos, aunque pareciera que estaba distraído.

Después han continuado con su paseo habitual por las calles de Mérida, un lugar que Tomás conoce a oscuras, pero donde se siente seguro gracias a su orientador canino.

27 abril 2010 Posted by | de la vida cotidiana | 1 comentario

jueves, seis años después

Si fuera más guapa y un poco más lista

Si fuera especial, si fuera de revista

tendría el valor de cruzar el vagón

y preguntarte quién eres.

Te sientas en frente y ni te imaginas
Que llevo por ti mi falda más bonita.
Y al verte lanzar un bostezo al cristal
Se inundan mis pupilas.

De pronto me miras, te miro y suspiras
Yo cierro los ojos, tú apartas la vista
Apenas respiro me hago pequeñita
Y me pongo a temblar

Y así pasan los días, de lunes a viernes
Como las golondrinas del poema de Bécquer
De estación a estación
Enfrente tú y yo
Va y viene el silencio.

De pronto me miras, te miro y suspiras
Yo cierro los ojos, tú apartas la vista
Apenas respiro, me hago pequeñita
Y me pongo a temblar.

Y entonces ocurre, despiertan mis labios
Pronuncian tu nombre tartamudeando.
Supongo que piensas que chica más tonta
Y me quiero morir.

Pero el tiempo se para y te acercas diciendo
Yo no te conozco y ya te echaba de menos.
Cada mañana rechazo el directo
Y elijo este tren.

Y ya estamos llegando, mi vida ha cambiado
Un día especial este once de Marzo.
Me tomas la mano, llegamos a un túnel
Que apaga la luz.

Te encuentro la cara, gracias a mis manos.
Me vuelvo valiente y te beso en los labios.
Dices que me quieres y yo te regalo
El último soplo de mi corazón

LOVG

11 marzo 2010 Posted by | de la vida cotidiana | 2 comentarios

a veces…

“En este momento hay seis mil millones, cuatrocientos setenta millones, ochocientas dieciocho mil, seiscientas setenta y una personas en el mundo. Algunas corren asustadas. Otras vuelven a casa. Algunas dicen mentiras para llegar al final del día. Otras simplemente están enfrentándose a la verdad. Algunos son hombres malvados en guerra con los buenos. Y algunos son buenos, luchando con los malvados. Seis mil millones de personas en el mundo. Seis mil millones de almas. Y a veces… todo lo que necesitas es una.”  One Tree Hill

27 enero 2010 Posted by | de la vida cotidiana | 4 comentarios

resiliencia

Lo he hecho.

Dime que nunca te has imaginado bailando bajo la lluvia, saltando en todos los charcos, hasta terminar con todo empapado; jugando en la hierba húmeda, llenándote la ropa de esas manchas que ya jamás se quitan; gritando hasta quedarte sin voz, en cualquier parte perdida del mundo; trasnochando hasta comprobar como el sol va quitando protagonismo a las luces de las farolas; acompañando a los sueños con los ojos entreabiertos mientras el viento pasa veloz por tu cara; siguiendo un camino sin rumbo, tarareando esa maldita canción; perdiendo la orientación tras la agitación de una ola; saltando al vacío sin miedo; conduciendo cualquier tipo de vehículo creyendo ser protagonista de una ficción; desconectando de todo,  sin un tiempo límite. Dime que nunca has tenido ganas de sentir la libertad, la sencillez, la belleza, la vida.

Yo lo he hecho y he llorado hasta quedarme sin fuerzas. Pero no te preocupes, pues no todas las lágrimas son amargas.

Resiliencia: capacidad humana para hacer frente a las adversidades de la vida, superarlas y salir de ellas fortalecido e incluso transformado.

14 enero 2010 Posted by | de la vida cotidiana | 1 comentario